Olof Palme 43, Las Palmas de Gran Canaria, 35010, Las Palmas 928 493 495 | 649 450 044 | 677 535 902 informacion@martellabogados.es

Por Yanira Henriquez

La que fuera la enfermedad del futuro en los años 70-80, es hoy la enfermedad del presente. Solo en la Unión Europea, cada año, se diagnostica cáncer a 3,5 millones de personas. Esto significa que alguien es diagnosticado de cáncer en Europa cada 9 segundos. Se ha convertido en la causa más común de mortalidad, solo por detrás de enfermedades cardiovasculares, lo que lo convierte en un enorme problema de salud pública que afecta casi a la mitad de los ciudadanos europeos, y a muchos más en todo el mundo.

Con estos datos, que suponen cifras en crecimiento constante, no hace falta ni decir que el cáncer supone una enorme carga para los sistemas sanitarios y sociales, ejerce presión en los presupuestos gubernamentales y repercute negativamente en la productividad y el crecimiento de la economía, así como en la salud de los trabajadores de la Unión. Y como tal, requiere de desarrollo legislativo y medidas de protección por parte de los organismos públicos para que a todo el mundo lleguen las terapias más efectivas y menos invasivas usadas actualmente contra esta enfermedad, pero también para la prevención en la detección de la misma, de la que todos los ciudadanos deberían poder beneficiarse.

En definitiva, es fácil entender que toda la maquinaria de terapias de curación y detección anticipada tendrá importantes repercusiones en los sistemas sanitarios y las economías europeas en los próximos años.

Por ello, la Comisión Europea puso en marcha el pasado 4 de febrero, Día Mundial contra el Cáncer, una consulta pública a nivel de la UE sobre el Plan Europeo de Lucha contra el Cáncer: Luchemos por más. Se pretende que la consulta ayude a configurar el Plan, detectando ámbitos de actuación clave y estudiando posibles medidas futuras.

La idea principal, según la presidenta Von der Leyen, y tal como ya en su día indicó en su carta de mandato la comisaria de Salud y Seguridad Alimentaria, Stella Kyriakides, es la presentación de un plan europeo para reducir el sufrimiento causado por el cáncer y ayudar a los Estados miembros a mejorar el control de esta enfermedad y los cuidados dispensados.

Las palabras de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, fueron las siguientes:

«Todos tenemos un amigo, un compañero o un familiar que ha pasado por ello. Todos hemos experimentado ese sentimiento de tristeza e indefensión. Pero hay algo que podemos hacer, tanto individual como colectivamente, tanto a nivel de los Estados miembros como de la Unión Europea. No partimos de cero, por supuesto, pero podemos hacer mucho más que lo que estamos haciendo. Hoy, en el Día Mundial contra el Cáncer, emprendemos un camino común que derivará en el Plan Europeo de Lucha contra el Cáncer. Juntos podemos marcar la diferencia: mediante la prevención, la investigación, la nueva estrategia en materia de datos y la igualdad de trato en toda Europa.»

La Comisión Europea ha comprendido que para diseñar un plan deben empaparse de las opiniones y vivencias de todas las personas que han experimentado una enfermedad como esta o los familiares que las han acompañado. Por ello, para la elaboración del Plan se ha reputado necesaria la participación abierta en una consulta a la que puede accederse y enviarse comentarios desde aquí.

Los resultados de la consulta serán claves a la hora de diseñar el Plan Europeo de Lucha contra el Cáncer, así como para determinar los ámbitos de aplicación y el alcance de las futuras medidas. Tendrá una duración de doce semanas. Además, se verá complementada por otra consulta sobre la hoja de ruta del Plan, que durará cuatro semanas.

La comisaria de Salud y Seguridad Alimentaria, Stella Kyriakides, afirmó que:

«El cáncer es un ámbito en el que los ciudadanos esperan medidas decisivas por parte de la Unión. Una Europa que se esfuerza por lograr más resultados es una Europa que escucha a sus ciudadanos y se preocupa por su bienestar. En eso consiste el Plan Europeo de Lucha contra el Cáncer: en establecer la diferencia para los ciudadanos, los pacientes y los sistemas sanitarios europeos. El éxito del Plan dependerá del pleno compromiso de los ciudadanos, los pacientes con cáncer, las partes interesadas y otros agentes, tanto a nivel europeo, como a nivel nacional y local. Invito a todo el mundo a participar, de modo que diseñemos un plan lo más ambicioso y eficiente posible. Juntos podemos marcar la diferencia».

En la consulta ya pueden leerse algunos comentarios de ciudadanos europeos que han querido sumarse y aportar lo que conocen o han vivido que pueda suponer una ayuda:

«He trabajado la última década en 4 países diferentes de la UE. En España, la “cocina” (y el estilo de vida) pueden prevenir el cáncer. En Luxemburgo existía el “relais pour la vie”. Esa iniciativa es tan conocida en el Gran Ducado que todos conocen el cáncer y sus riesgos. En Hungría cuentan con el deporte desde la primera infancia. Los centros deportivos son modernos, las estrellas del deporte visitan las escuelas, Budapest fue la capital del deporte de la UE 2020, etc. Mi conclusión: la lucha contra el cáncer debe hacerse en diferentes niveles».

Varios comentarios apuntan también a las causas de la enfermedad, señalando motivos medioambientales que podrían estar afectando en nuestra salud e influyendo en el desarrollo de la enfermedad:

«Por favor, consideren los efectos de nuestra industria y la vida moderna en nuestro sistema inmunológico: partículas, microplásticos, emulsionantes y detergentes, plastificantes, todos actúan sobre nuestra piel, tejidos mucosos y microbiomas. No sabemos absolutamente nada acerca de las consecuencias e interacciones de estos factores y sus efectos a largo plazo en nuestro sistema inmunológico. El azúcar todavía se considera una parte normal de nuestra comida. Se permite a la industria bombardear nuestros sistemas inmunes e inflamar crónicamente nuestros cuerpos con sus productos alimenticios, cosméticos y contaminaciones sin pagar ningún precio. La prevención del cáncer se realiza mejor cuando los riesgos de las tecnologías ya no se dejan solo a la sociedad. La prevención no debe culpar al comportamiento de los ciudadanos de la UE, sino señalar la responsabilidad de nuestra economía. (…)».

El Plan Europeo de Lucha contra el Cáncer propondrá medidas en cada fase clave de la enfermedad. Actualmente, tanto por la Unión como por los Estados miembros se reputan como las más importantes las medidas de prevención. Se considera la forma más sencilla y eficaz de reducir la incidencia del cáncer en la UE. Este tipo de medidas podría incluir una mejora del acceso a dietas saludables, lo que podría suponer más acceso de profesionales de esta rama a la sanidad pública española. También se prevén otras medidas, tales como una mejor cobertura de la vacunación, medidas destinadas a reducir los factores de riesgo medioambientales, especialmente en lo que respecta a la contaminación y la exposición de la población a sustancias químicas, y otras como el fomento e inversión en la investigación y campañas de sensibilización.

Bastante relacionado con la prevención, se encuentra la detección y diagnóstico precoces. Entre las medidas que prevé la UE podrían estar la inversión para un aumento de la cobertura de la población en materia de cribado de cáncer, un incremento en el uso de las soluciones digitales y se podría integrar incluso un servicio para la prestación de una asistencia técnica más completa a los Estados miembros.

En cuanto a los tratamientos que se prestan a los pacientes con cáncer, se ha pensado ya a priori en garantizar en mayor medida que los medicamentos esenciales estén disponibles a precios asequibles, además de mejorar el acceso a los tratamientos de calidad, la adopción de nuevas terapias y el fomento de la innovación y la investigación.

Lo cierto es que para la UE se hace necesario mejorar las condiciones y calidad de vida de estos pacientes con cáncer, que ven mermadas sus capacidades debido a tumores que afectan sus capacidades y complicadas sus defensas debido a los tratamientos tan agresivos. Por ello, otro aspecto a mejorar, y para tener en cuenta, es la calidad de vida del paciente. Podría estarse pensado en medidas relacionadas con la integración y reinserción profesional, por lo que los supervivientes y los cuidadores, así como la prestación de cuidados paliativos y la transferencia de buenas prácticas podrían verse mejoradas por medidas legislativas y de promoción o fomento.

A partir de hoy y hasta julio la Comisión debatirá elementos específicos del Plan con los Estados miembros, celebrando consultas específicas con organizaciones específicas que tratan esta enfermedad, así como otros interesados.

Solo en la Comunidad Autónoma de Canarias se registró la cifra de 11.384 casos de cáncer en el año 2018, entre los cuales 6.509 surgieron en hombres y 4.875 en mujeres, según aborda el Registro Poblacional de Cáncer de Canarias, en base a los datos acumulados desde el año 1993.

El Plan Europeo de Lucha contra el Cáncer está previsto para su presentación antes de finales de 2020.

 

Fuentes:

  • Plan Europeo de Lucha contra el Cáncer:

https://ec.europa.eu/info/law/better-regulation/initiatives/ares-2020-693786_es

  • Código Europeo contra el Cáncer:

http://cancer-code-europe.iarc.fr/index.php/es/

  • Sistema europeo de información sobre el cáncer:

https://ecis.jrc.ec.europa.eu/

  • Speech de la Presidenta Ursela von der Leyen:

https://ec.europa.eu/commission/presscorner/detail/en/speech_20_190

  • Registro Poblacional de Cáncer de Canarias:

https://www3.gobiernodecanarias.org/sanidad/scs/contenidoGenerico.jsp?idCarpeta=7f2e8019-d4e1-11e2-8241-7543da9dbb8a&idDocument=a5613f45-d72d-11e2-8241-7543da9dbb8a

error: Content is protected !!